8 Principios para educar a tus hijos sin gritar

El exceso de carga laboral, la falta de tiempo y el estrés al que están expuestos los padres día a día dejan poca paciencia para educar a tus hijos.

A su vez, el estrés asociado a las actividades académicas, los deberes, las extraescolares y, como no, el efecto del COVID, están afectando negativamente al bienestar emocional y al comportamiento de niños y adolescentes.

Muchas veces parece que la solución más rápida y fácil es pegar un par de gritos y mandarlos a su habitación, castigarlos con la “play” o quitándoles el móvil.

Si eres padre o madre, habrás descubierto que esta técnica no funciona a largo plazo.

Primero porque muchas veces después de gritarles nos sentimos culpables y compensamos la culpabilidad con cariño; segundo, porque vemos que pronto el castigo se ha olvidado y la conducta no deseada vuelve a repetirse.  

Con el tiempo, nos damos cuenta de que la relación con nuestros hijos se ha convertido en un bucle de riñas diarias, con pocas ocasiones donde disfrutamos del tiempo con ellos.

Nuestros hijos demandan atención y poder

Para empezar a cambiar este tipo de rutinas es importante modificar la percepción de las cosas. Lo primero es dejar de sentirnos culpables por corregir a nuestros hijos.

Que quede claro: corregir es impartir disciplina, es poner normas, es ayudarlos a convertirse en adultos capaces y autónomos. No hay motivo para sentir culpabilidad cuando ejercemos nuestra autoridad como padres de la forma correcta.

En consulta vemos a muchos padres, en numerosas ocasiones separados, que confunden el cariño con poner límites. Los niños a los que no se ponen límites, terminan a menudo convirtiéndose en adolescentes demandantes, con muy baja tolerancia a la frustración, que han perdido el respeto por sus progenitores.

De acuerdo a los expertos en temas de disciplina positiva, Jane Nelsen, H. Stephen Glenn y Amy McCready, la clave para educar a tus hijos sin tener que alzar la voz se resume al entendimiento de dos necesidades: nuestros hijos demandan atención y poder, y la forma de demandar estas necesidades puede ser adecuada (pedir) o no adecuada (exigir, gritar, rabieta). Depende de los padres reforzar las adecuadas y extinguir y corregir las inadecuadas.

La atención en el niño tiene que ver con su necesidad de “ser escuchado, visto y sentido”, sentir “que importa”.

El poder en el niño es también su necesidad de autonomía, de sentir control sobre su mundo y sus propias decisiones.

Cubriremos la necesidad de atención de los pequeños cuando hagan comportamientos adecuados y deseados, retiraremos la atención cuando la conducta no sea la deseada.

Para reforzar la necesidad de poder de tu hijo le enseñaremos a participar en el control sobre sus decisiones (y sus consecuencias), lo que hará que se resistan y peleen menos ante la imposición de normas “porque lo digo yo!. Cuando se les ofrecen dos o más alternativas para elegir se les permite tener poder, por ejemplo, sobre cómo vestirse, qué comer, la hora de dormir, los juegos, etc.

Principios para educar a tus hijos sin gritar

A continuación os exponemos varios principios conductuales necesarios para educar a tus hijos sin gritar:

Primer principio: si tu hijo está repitiendo una conducta indeseada es porque, de una forma u otra, consigue su objetivo (de recibir atención o conseguir poder), incluso aun sufriendo una regañina, un castigo o los gritos de sus padres.

Segundo principio: El castigo NO enseña la conducta adecuada y deseable, sólo lo que no debe de hacerse. Por lo tanto, un castigo tiene que ir seguido necesariamente de la explicación de por qué la conducta no es aceptable y  ENSEÑAR LA CONDUCTA DESEADA. 

Tercer principio: no se castiga o corrige al niño, se castiga o corrige LA CONDUCTA INDESEADA. Es muy habitual, sobre todo cuando los padres están estresados, están cansados o tienen sus propias preocupaciones, que una reprimenda, un castigo o una corrección, se convierte en algo personal: “eres un vago”, “no seas cochina”, “vas a ser un fracaso”, “eres incapaz”, “siempre estás igual”, en vez de “no te comportes así, hazlo de esta manera”.

Esto, repetido en el tiempo, puede tener un efecto devastador en la autoestima de un pequeño y provoca una emoción negativa en ambos que ,si es sostenido, termina dañando la relación padres – hijos. 

Cuarto principio: El castigo o la corrección debe de realizarse sin crítica personal, sin enfado y con paciencia, pero con autoridad. El propósito de corregir una conducta es el aprendizaje, no “desahogarse” o controlar, por lo tanto, tiene que estar libre de la manifestación de ira, culpa o pena.

Al centrarse en la conducta y no en el niño o la niña, se hace más fácil para el adulto controlar la expresión de la emoción. Si estás muy estresada o enfadado y crees que no podrás controlarte, es preferible que esperes a estar más tranquilo.

Quinto principio: la corrección de la conducta o la aplicación de las consecuencias negativas por incumplimiento tiene que ser avisada con antelación, en un momento tranquilo y se cumplirá según lo avisado, siempre.

Tiene que haber coherencia y consistencia entre lo avisado y lo cumplido. Si es posible, se darán alternativas de consecuencias negativas por incumplimiento, para que el pequeño elija lo que ocurrirá si no cumple. Para asegurarnos de que lo ha comprendido, le pediremos que nos lo repita. De esta manera, si el menor no cumple, será por su propia responsabilidad.

En el caso de que el pequeño se rebele y no quiera repetir o elegir alternativa, entonces le diremos que si no es capaz de llegar a un acuerdo, tampoco lo es para tener el privilegio (por ejemplo, si quieres pactar una norma de uso de móvil o play y las consecuencias, pero él o ella se niega a llegar al acuerdo, entonces le diremos que no tiene madurez suficiente para móvil ni play).  

A veces los pequeños no saben que están haciendo algo mal o es posible que estén “en su mundo”, distraídos, inmersos en su tarea, jugando o viendo la tele; y el adulto de manera sorpresiva y agresiva aplica un castigo (apagamos la tele, gritamos, le quitamos el videojuego), con la consecuente explosión del niño.

Es preferible avisar con antelación lo que se espera del niño: “en 30’ dejarás de jugar y harás los deberes”, “en 15’ apagarás la TV y ordenarás tu cuarto”, “no jugarás hasta que no hagas los deberes”, etc.  Podrás dar alternativas si es posible: “haz los deberes y después podrás ver la TV o jugar a la play ¿Qué prefieres?”.  Es muy importante cumplir con el aviso, si no, se pierde la autoridad y se mantendrá la conducta indeseada.

Sexto principio: Proporcionalidad de la norma o del castigo. La consecuencia de la conducta inadecuada tiene que estar relacionada con dicha conducta. Si vamos a castigar por no dejar de jugar a la play, es preferible que lo hagamos con el acceso a la play por un tiempo determinado o no dejar jugar a un determinado juego (incluso, puede proponer acordar el castigo “¿Qué prefieres, que te la quite por 3 días o no te deje tu juego favorito?”)

Séptimo principio: El refuerzo de las conductas debe de primar sobre el castigo. Dar aprobación, a las conductas adecuadas, mostrar afectividad positiva, pactar recompensas por cumplimiento de normas, esfuerzo realizado (cumplido o no el objetivo) y objetivos cumplidos es la mejor manera de enseñar los comportamientos deseados y responder a las necesidades de atención y poder del menor. Los tercer y sexto principios se aplican también al refuerzo de conductas adecuadas.

El objetivo durante la enseñanza siempre es conseguir que el pequeño, al ir creciendo, aprenda los comportamientos adecuados y los realice sin necesidad de premios materiales, interiorizando su automotivación y las normas sociales y familiares.

Por eso no es aconsejable “abusar” de los premios materiales para incentivar conductas. 

Y octavo principio para educar a tus hijos sin gritar: los comportamientos de los padres también pueden estar influyendo en el mantenimiento de las conductas inapropiadas de los menores. Miedo a poner límites, sobreprotección, agresividad, falta de tiempo de calidad con los hijos, etc

Por último, siempre habrá niños más difíciles que otros. Hay problemas de comportamiento, trastornos de conducta y ciertos problemas del desarrollo infanto – juvenil que requieren de un abordaje terapéutico profesional.

Si tienes dudas o quieres saber más, contacta con nosotros para una sesión de terapia familiar gratuita donde podremos ofrecerte otras recomendaciones.

Descarga aquí si quieres recibir una ficha de trabajo que te ayude a poner en práctica estas claves para educar a tus hijos sin gritar:

Compartir Artículo

Share on facebook
Facebook
Share on linkedin
LinkedIn
Share on twitter
Twitter
Find your Answer

Find your Answer

Expertos en Psicología y Coaching con larga experiencia profesional, tanto en el ámbito de la Persona como el de la Empresa.

Sobre Nosotros

Somos expertos en Psiclogía y Coaching, con larga experiencia profesional, tanto en el ámbito de la Persona como el de la Empresa.

Síguenos

otros artículos

CONTÁCTANOS

¿En qué podemos ayudarte?

Escribenos y nos pondremos en contacto contigo con la mayor brevedad posible.

1 hora de duración

Sesión inicial gratuita

La primera sesión, gratuita y sin compromiso, es una oportunidad para que nos cuentes que necesitas y te expliquemos nuestra manera de trabajar. Elige si deseas que sea por teléfono o video conferencia y dinos el día y la hora que mejor te vengan.

*Los horarios que se muestran a continuación corresponden al horario de Madrid.
septiembre 2021
LunMarMiéJueVie
3031123
678910
1314151617
2021222324
272829301

Reserva tu cita

Reserva tus citas mediante el siguiente calendario. Elige el profesional con el que prefieres tener la sesión y el servicio que desees.
*Los horarios que se muestran a continuación corresponden al horario de Madrid.

Arturo Casas

septiembre 2021
LunMarMiéJueVie
3031123
678910
1314151617
2021222324
272829301

Leila Alvarez

septiembre 2021
LunMarMiéJueVie
3031123
678910
1314151617
2021222324
272829301

¡BIENVENIDO!

¿En qué podemos ayudarte?

Soy Nuevo

Quiero pedir mi cita para la sesión gratuita de 1 hora.

Ya soy Cliente

Quiero reservar cita.